EL SISTEMA ENDOCANNABINOIDE

El SEC regula una gran cantidad de procesos fisiológicos de nuestro organismo. 

¿Qué es el Sistema Endocannabinoide?

El cuerpo humano está formado por miles de millones de células. Cada célula es independiente del resto y obtiene su energía gracias a su propio sistema metabólico. Sin embargo, son capaces de agruparse para formar órganos y tejidos, y trabajar juntas de forma coordinada y eficaz. El Sistema Endocannabinoide es un sistema de comunicación intercelular capaz de coordinar la respuesta de las células con el fin de mantener la homeostasis o equilibrio interno de todo el organismo.

Fue descubierto en los años 90 y desde el principio, supuso un avance importantísimo para comprender la fisiología y el funcionamiento del cuerpo humano. Sorprendentemente, el Sistema Endocannabinoide se encarga de regular funciones corporales tan importantes como el nivel de azúcar en sangre, los ciclos del sueño, la reproducción o el dolor. 

Una particularidad de este sistema, es que los cannabinoides presentes en la planta del cannabis como el THC y el CBD, son capaces de interactuar con él y reproducir respuestas celulares muy similares. Se puede decir, que los endocannabinoides muestran actividad cannabimimética. Explicaremos este interesante punto en la parte final de este artículo.

¿Qué es el Sistema Endocannabinoide?

El SEC es un sistema neurotransmisor que aparece principalmente en el sistema nervioso central y en algunos tejidos y órganos del cuerpo. Su función principal es regular y coordinar la respuesta celular frente a los cambios que tienen lugar en el exterior de la misma.

Sistema Cannabinoide Endógeno

Podemos decir que el SEC se encarga de mantener la homeostasis del cuerpo, o lo que es lo mismo, mantener unas condiciones de temperatura, ph, nivel de glucosa, acceso a los nutrientes, etc.., estables y óptimos para el desarrollo normal de las funciones fisiológicas del organismo.

Un ejemplo típico del funcionamiento de este sistema de información celular, sería la respuesta al dolor. Cuando se activan los receptores del dolor, se liberan sustancias químicas que cambian el entorno de las células, como respuesta a este cambio exterior, el Sistema Endocannabinoide se encarga de informar y coordinar la respuesta conjunta de todas las células y modular la sensación de dolor.

Componentes del Sistema Endo-cannabinoide

El Sistema Endocannabinoide se compone principalmente de endocannabinoides, que actúan como la llave del sistema, y de receptores cannabinoides, que funcionan como la cerradura. Cuando se liberan los endocannabinoides, estos viajan hasta los receptores cannabinoides situados en las membranas celulares, donde se acoplan y provocan una respuesta fisiológica determinada.

Endocannabinoides

El primer componente del SEC son los llamados endocannabinoides o cannabinoides endógenos. El prefijo endo, significa que son producidos por el propio organismo. Su particularidad es que son capaces de activar los receptores cannabinoides CB1 y CB2, que se encuentran repartidos por todo el organismo.

Los endocannabinoides o ligandos endógenos son ácidos grasos insaturados de cadena larga formados a partir de lípidos de membrana como el ácido araquidónico. Los dos principales endocannabinoides son la anandamida y el 2-araquinodil glicerol (2-AG). Además de estos dos endocannabinoides, existen otros de menor importancia y cuya función todavía se está estudiando (Tabla 1).

Principales endocannabinoides
Tabla 1. Principales endocannabinoides del SEC.

La anandamida (AEA) fue el primer endocannabinoide descubierto en 1992. Fue aislado por primera vez por el químico Lumir Ondřej Hanuš y el farmacéutico William Anthony Devane en el laboratorio del famoso Dr. Raphael Mechoulam en la Universidad de Jerusalém. El nombre de este compuesto deriva de la palabra en sanscrito «ananda», que significa «felicidad interior». 

Se encuentra presente principalmente en el cerebro y en tejidos y órganos periféricos como corazón, bazo, testículos, útero y endotelio vascular. Tiene una actividad importante en la fijación de la memoria y en sensaciones como el hambre, los ciclos de sueño y el dolor. También parece ser fundamental en el proceso de implantación del embrión en el útero.

El 2-araquinodil glicerol (2-AG) es otro de los ligandos endógenos o endocannabinoides capaz de interactuar con los repectores cannabinoides CB1 y CB2. Se ha detectado su presencia  en cerebro, intestino, hígado, bazo, páncreas, riñón y pulmones. Sus funciones principales parecen ser el control endocrino, la percepción somatosensorial, la formación de glóbulos rojos, el desarrollo embrionario y la regulación de la ingesta, entre otros.

Estos dos endocannabinoides tienen una estructura similar, sin embargo existen diferencias sustanciales entre ellos. De hecho, su interacción con los receptores CB1 es diferente. El 2-AG parece actuar como agonista total, mientras que la AEA actua como agonista parcial. Otra diferencia importante es su presencia en el cerebro, siendo 200 veces superior la de 2-AG.

Receptores Cannabinoides

Los principales receptores cannabinoides son el CB1 y CB2. El primero se exprese fundamentalmente en el cerebro y el segundo en el sistema inmunitario. Son proteínas transmembrana capaces de transportar una señal química desde el exterior de la célula, hasta su interior. Recientemente se ha descubierto un posible tercer receptor, GPR55 que podría presentar actividad cannabinoide. También existen evidencias de un cuarto, que podría ser el receptor huérfano GPR119. Los 4 receptores del Sistema Endocannabinoide pertenecen al grupo de receptores acoplados a proteínas G (GPCRs), que atraviesan la membrana plasmática 7 veces.

El receptor CB1 se encuantra ampliamente distribuido por el sistema nervioso central. Las zonas con mayor abundancia son sobre todo los ganglios basales, el cerebelo, el cortex y el hipocampo, zonas esenciales para los procesos de memoria y aprendizaje. En menor medida también aparecen en el hipotálamo, el tálamo, las amigdalas, el nucleus acumbens, la médula espinal y en zonas del telencéfalo y diencéfalo.

CB1 también está presente en tejidos periféricos como corazón, sistema vascular, órganos reproductivos, próstata, pulmones, músculos, adipocitos, tracto gastrointestinal, hígado, páncreas, médula osea, nervios periféricos sensoriales y sistema inmune.

Receptores CB1 y CB2 del Sistema endocannabinoide
Figura 1. Presencia de los receptores cannabinoides CB1 y CB2.

Los receptores CB2 se sitúan principalmente en tejidos periféricos relacionados con el sistema inmunitario. De hecho, juegan un papel importante en la respuesta inmunitaria del cuerpo y en los procesos inflamatorios. Se expresan fundamentalmente en tejidos y células del sistema inmunitario como el bazo, linfocitos B y T, monocitos, macrófagos y células microgliales. También está presentes en la piel y los huesos, el hígado y el páncreas. En menor medida aparecen también en algunas zonas del sistema nervioso central como astrocitos, y neuronas del tronco encefálico.

Actuelmente se cree que el receptor CB2 está implicado en procesos de memoria y nocicepción, así mismo se cree que puede tener influencia en comportamientos patológicos como la ansiedad, la esquizofrenia y la depresión.

Te puede interesar

CBD Y EPILEPSIA

La administración de Aceite CBD en dosis controladas puede ayudar en gran medida a eliminar los problemas de Insomnio y a conseguir un mejor descanso.

Funcionamiento del SEC (Sistema Endocannabinoide)

Ahora que sabemos cuales son los principales componentes del Sistema Endocannabinoide, vamos a describir como interactúan para conseguir mantener la homeostasis del organismo. 

El SEC no es un sistema neurotransmisor típico, en el que la neurona presináptica libera los neurotransmisores que activan los receptores de la neurona postsináptica. Funciona en realidad como un sistema neuromodulador, donde los endocannabinoides actúan como neurotransmisores retrógados que son liberados por la neurona postsináptica. La presencia de estos endocannabinoides liberados en la hendidura sináptica, inhibe la liberación de neurotransmisores como GABA (inhibidor) o glutamato (excitador). Por tanto, los endocannabinoides no se encuentran en las vesículas de las neuronas presinápticas, si no que se sintetizan en la membrana de la neurona postsináptica y se liberan inmediatamente en la hendidura sináptica cuando son necesarios.

Como vemos, este sistema neuromodulador va a ser el responsable de inhibir la liberación de múltiples neurotransmisores importantísimos como GABA, serotonina, dopamina, acetilcolina, histamina, glutamato, norepinefrina o los péptidos opiodes. Es decir, que se va a encargar de modular la respuesta del cuerpo a los estímulos externos, inhibiendo en mayor o menor medida la comunicación entre las neuronas, o lo que es lo mismo, va a coordinar la respuesta de todas las células ante una situación dada, como puede ser el estrés, el dolor o la inflamación.

La síntesis de los endocannabinoides se produce a demanda, es decir, son producidos y liberados cuando son necesarios. Después de unirse a los receptores cannabinoides de la neurona presináptica y conseguir inhibir la liberación de neurotransmisores, los endocannabinoides son degradados inmediatamente por procesos enzimáticos que implican enzimas como la Monoacilglicerol Lipasa y la Ácido Graso Amidahidrolasa. A diferencia de los neurotransmisores clásicos, los endocannabinoides tiene un vida más corta.

Síntesis y degradación de los endocannabinoides
Figura 3. Procesos de síntesis y degradación de los endocannabinoides.

El descubrimiento del Sistema Endocannabinoide ha supuesto un gran avance en el conocimiento de la biología humana. Ahora sabemos que todos los vertebrados cuentan con sistemas similares que regulan las principales funciones del organismo. Se cree que los invertebrados e incluso las plantas cuentan con sistemas de información celular análogos al Sistema endocannabinoide de los animales vertebrados. Entonces, ¿Cuál es el origen y cómo se desarrolla el SEC a lo largo de la evolución?

Historia evolutiva del SEC

Relación entre los fitocannabinoides y el Sistema Endocannabinoide.

 

Estudios científicos sobre el Sistema Endocannabinoide

 

Numerosos estudios y artículos científicos avalan la efectividad del Cannabidiol para tratar la ansiedad y los problemas relacionados con el sueño. Sin embargo la mayoría se refieren a estudios preclínicos y ensayos en roedores. Por ello es indispensable establecer una metodología adecuada para llevar acabo ensayos clínicos que aporten las evidencias científicas necesarias con el fin de desarrollar tratamientos farmacológicos con CBD para tratar el insomnio y la ansiedad.

A continuación vamos a analizar los últimos estudios que se refieren a este extraordinario cannabinoide como alternativa natural para el tratamiento de la ansiedad y el insomnio. La mayoría de ellos aportan pruebas sólidas de que el Cannabidiol es muy eficaz contra estas comunes dolencias. Los estudios se refieren en su mayoría al tratamiento de la ansiedad, que es la causa más común del Insomnio.

Un estudio doble ciego llevado a cabo en 2011 demostró la efectividad del CBD en el tratamiento de un tipo de ansiedad muy común, el Desorden de Ansiedad Social Generalizada. Se administraron dosis altas de hasta 600 mg por día, quedando demostrada la falta de efectos secundarios y la eficacia para reducir la ansiedad en este tipo de pacientes.

Cannabidiol Reduces the Anxiety Induced by Simulated Public Speaking in Treatment-Naïve Social Phobia Patients

Neuropsychopharmacology. 2011 May; 36(6): 1219–1226.

Autores: Bergamaschi MM, Queiroz RH, Chagas MH, de Oliveira DC, De Martinis BS, Kapczinski F, Quevedo J, Roesler R, Schröder N, Nardi AE, Martín-Santos R, Hallak JE, Zuardi AW, Crippa JA.

Es muy interesante la revisión de estudios preclínicos en roedores y estudios clínicos en pacientes humanos sobre el potencial terapéutico del CBD en el tratamiento de desórdenes psiquiátricos, incluido el estrés post-traumático y la ansiedad. Una revisión llevada a cabo por Cristina Campos y su equipo. Queda demostrada la efectividad del CBD para tratar este tipo de dolencias.

Multiple mechanisms involved in the large-spectrum therapeutic potential of cannabidiol in psychiatric disorders

Philos Trans R Soc Lond B Biol Sci. 2012 Dec 5; 367(1607): 3364–3378.

Autores: Alline Cristina Campos, Fabricio Araújo Moreira, Felipe Villela Gomes, Elaine Aparecida Del Bel, and Francisco Silveira Guimarães.

Cabe destacar también el caso de estudio reportado por la prestigiosa investigadora Shannon S. En este caso queda demostrada la efectividad del Aceite de Cannabidiol para reducir la ansiedad y el Insomnio en personas que han sufrido una situación de Estrés Post- traumático.

Effectiveness of Cannabidiol Oil for Pediatric Anxiety and Insomnia as Part of Posttraumatic Stress Disorder: A Case Report.

Perm J. 2016 Fall;20(4):108-111.

Autores: Shannon S, Opila-Lehman J.

En una revisión de toda la literatura publicada desde el año 2014 sobre cannabinoides y sueño, queda clara la efectividad de los cannabinoides y especialmente el CBD para el tratamiento de los problemas de sueño.

Cannabis, Cannabinoids, and Sleep: a Review of the Literature.

Curr Psychiatry Rep. 2017 Apr;19(4):23.

Autores: Babson KA, Sottile J, Morabito D.

Ya en al año 2006 un grupo de investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México demostró la efectividad del CBD para regular los ciclos de sueño en ratas de laboratorio.

Cannabidiol, a constituent of Cannabis sativa, modulates sleep in rats.

FEBS Lett. 2006 Aug 7;580(18):4337-45. Epub 2006 Jul 10.

Autores: Murillo-Rodríguez E, Millán-Aldaco D, Palomero-Rivero M, Mechoulam R, Drucker-Colín R.

En el año 2013 otro interesante estudio preclínico en ratas, llevado a cabo en la Universidad de Sao Paulo en Brasil, concluye que el CBD es capaz de aumentar el tiempo y la calidad del sueño.

Effects of acute systemic administration of cannabidiol on sleep-wake cycle in rats.

J Psychopharmacol. 2013 Mar;27(3):312-6.

Autores: Chagas MH, Crippa JA, Zuardi AW, Hallak JE, Machado-de-Sousa JP, Hirotsu C, Maia L, Tufik S, Andersen ML.

Por último vamos a destacar un ambicioso estudio cruzado aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo realizado este mismo año de 2018 en Brasil. En este ensayo clínico, se suministró CBD a 27 voluntarios sanos sin problemas de sueño dosis altas de Cannabidiol (300 mg/día), quedando demostrado que el CBD no altera los ciclos del sueño de personas sanas. Este interesante estudio demuestra la seguridad y la falta de efectos secundarios del CBD. Sin embargo en las conclusiones se anima a realizar estudios complejos semejantes en pacientes con Insomnio y aumentando el número de individuos.

No Acute Effects of Cannabidiol on the Sleep-Wake Cycle of Healthy Subjects: A Randomized, Double-Blind, Placebo-Controlled, Crossover Study.

Front Pharmacol. 2018 Apr 5;9:315.

Autores: Linares IMP, Guimaraes FS, Eckeli A, Crippa ACS, Zuardi AW, Souza JDS, Hallak JE, Crippa JAS.

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet dolore magna aliquam erat volutpat.

Carlos Lucio FRuentes, Biólogo de Tienda CBD

Carlos Lucio
Biólogo

La Ciencia nos desvelará los misterios de la planta del Cannabis.

El conocimiento nos hará libres.

BLOG

¿que es el cbd?

En los últimos años ha aumentado el interés por este compuesto y han aparecido en el mercado numerosos productos con un contenido alto de CBD…

CBD y psoriasis

La mayoría de pacientes tratados con CBD, refieren una gran mejoría en cuanto a la reducción de los picores y el dolor producido por la irritación de la piel…

CBD Y FIBROMIALGIA

La Fibromialgia es una enfermedad grave que afecta a un gran número de personas en el mundo. No tiene cura y tratar los diferentes síntomas que… 

aceite cbd para mascotas

El aceite CBD para mascotas busca lograr que los peludos de la casa se sientan más a gusto y con menos dolor. Calmando los dolores musculares…