Quantcast
Charlotte Figi

Charlotte Figi, la niña que cambió la historia del cannabis medicinal

El COVID-19 se cobró en el mes de abril otra víctima mortal, en esta oportunidad, hablamos de la pequeña estadounidense Charlotte Figi, una niña que con tan solo 13 años tuvo que despedirse de familiares y amigos. ¿Quién era Charlotte Figi y cuál era su relación con el mundo cannábico ?

Dediquemos, pues, estas breves líneas a repasar la historia de esta pequeña heroína que logró vencer junto a sus padres todos los prejuicios existentes en torno al cannabis con fines medicinales.

La crueldad de la epilepsia desde muy temprana edad

Charlotte Figi nació como una niña sana junto a su hermana melliza Chase, sin embargo, a partir de los tres meses de edad, sus padres descubrieron que la vida de Charlotte iba a estar marcada por una terrible enfermedad: un tipo de epilepsia crónico y severo conocido como el Síndrome de Dravet.

Libro CBD

¡Descarga gratis el libro La Guía con los 55 Usos del CBD!

Recibirás un cupón descuento del 7 % para tu próxima compra.

Descargar

Así, lo que en un principio fue un ataque aislado, pronto paso a ser el pan de cada día de la familia Figi, sufriendo Charlotte hasta 300 ataques epilépticos por semana, con extensiones de tiempo variadas que podían alcanzar incluso los 30 minutos de duración.

Un hecho lamentable que empezó a hacer que, poco a poco, la vida de la pequeña estuviese fuertemente restringida, pasando todo el día en cama, desplazándose en silla de ruedas y comiendo a través de una sonda. Cuando Charlotte había cumplido los 5 años, la situación era realmente insostenible, lo que motivo a sus padres, Paige y Matt, a buscar soluciones alternativas a las recomendadas por la medicina tradicional.

Cómo llegó el cannabis a la vida de Charlotte Figi

Hay que decir que Paige y Matt forman parte de una familia tradicional estadounidense, cuando Charlotte nació. Él trabajaba como soldado profesional y ella en trabajos convencionales. Además, ambos admiten abiertamente haber sido siempre bastante conservadores en cuanto al cannabis y sus usos recreativos. Sin embargo, con tal de ayudar a su pequeña hija estaban dispuestos a probar con todas las alternativas posibles.

Hay que tener en consideración que la tenue apertura al mundo cannábico que experimentamos hoy era algo totalmente impensable hace apenas 10 años. De esta forma, es difícil imaginarse lo que pasaba por la cabeza de un boina verde y una madre conservadora cuando descubrieron por primera vez la historia de un joven epiléptico que había sido tratado exitosamente a través de aceites con alto contenido en CBD.

De cualquier forma, pensaron que ya no había nada que perder. Además, los Figi tenían la inmensa ventaja de vivir en California, un Estado de los Estados Unidos que para entonces ya había regularizado la venta de cannabis medicinal. Solo había un pequeño problema: ¡Charlotte tenía apenas 5 años!

Te puede interesar

CBD Y EPILEPSIA

El CBD consigue un efecto modulador y protector que no solo reduce las convulsiones, sino que mejora considerablemente el ánimo y el estado cognitivo del paciente. Esto es especialmente importante en el caso de niños…

Así que, fue una tarea difícil conseguir a dos especialistas que pudieran firmar una orden que avalara a la pequeña como un paciente con posibilidad de acceso al cannabis medicinal. Pero teniendo en cuenta que ya no existía ninguna otra alternativa, los padres de Charlotte lograron convencer a dos especialistas reputados de firmar la orden.

La paciente más joven en obtener un permiso para la compra de cannabis medicinal

Con apenas 5 años Charlotte se convirtió en la paciente más joven de la historia en obtener un permiso médico legal para comprar y consumir cannabis medicinal. Pero ¿cómo iba a consumir cannabis una pequeña de 5 años, hija de unos padres conservadores que nunca habían probado la marihuana? La solución se presentó a través del aceite de CBD, que para entonces no era comercializado cómo lo es hoy y, por tanto, tuvo que realizarse de manera artesanal a través de una amiga de la familia.

¿Los resultados? ¡Favorables desde el primer momento! Con las primeras gotas de aceite aplicadas de manera sublingual, Charlotte experimentó una mejora inmediata, reduciéndose dramáticamente los ataques en la primera semana.

Sin embargo, el camino de los Figi no se encontraba del todo despejado, ya que la primera cepa cannábica con la que habían experimentado dejaría de producirse de inmediato al ser baja en THC, puesto que no resultaba interesante para el mercado de ese momento. En este punto, el mundo parecía volverse a derrumbar. Imaginemos tan solo por un segundo encontrar la solución perfecta y que dicha solución no nos alcance para tratar a nuestros hijos por más de tres semanas continuas.

Pero no todo estaba perdido y los Figi habían llegado muy lejos para retroceder al punto cero. Así que continuaron explorando alternativas hasta entrar en contacto con la familia Stanley, una familia de cultivadores que venía experimento con cepas de cannabis con alto contenido en CBD para el tratamiento de los efectos colaterales en los tratamientos contra el cáncer.

¡La planta sin nombre!

La conexión entre la familia Figi y los Stanley fue inmediato. Poco importó que Matt y Paige fuesen una familia conservadora y los Stanley un grupo familiar de cultivadores cannábicos. Aquí lo más importante era conseguir una solución que pudiera ayudar a salvar la vida de Charlotte.

Así, los Stanley les comunicaron a los padres de Charlotte que ellos contaban con una planta que cumplía con los requerimientos de CBD necesarios para tratar a la pequeña sin temor a ningún efecto secundario no deseado. Según cuentan las familias, la planta era de tan poco interés comercial que para entonces ni siquiera tenía nombre. Sin embargo, la planta sin nombre, posteriormente bautizada como Charlotte en honor a nuestra heroína, cambiaría por completo la vida de la pequeña y de cientos de pacientes epilépticos más.

Los resultados de tratar el Síndrome de Dravet con el aceite de CBD producido a través de esta cepa fueron simplemente increíbles desde el primer momento. De esta manera, gracias a este tratamiento alternativo, los Figi lograron desprenderse de cualquier duda o temor en cuanto al uso del cannabis medicinal; los ataques de Charlotte se redujeron considerablemente al punto de permitirle retomar un ritmo de vida normal, caminar, jugar con otros pequeños, aprender a hablar e incluso comer por sí misma.

Te puede interesar

CBD Y ENFERMEDAD CELIACA

Muchos pacientes celiacos, están probando ya las bondades del CBD y su capacidad para reducir los síntomas de esta enfermedad autoinmune del sistema digestivo. La administración en gotas de Aceite de CBD…

Los resultados fueron tan sorprendentes que rápidamente Charlotte Figi se convirtió en la cara principal del éxito del uso del cannabis medicinal como un tratamiento alternativo efectivo ante enfermedades neurodegenerativas raras que responden negativamente ante los tratamientos tradicionales.

Así, el mediático caso de Charlotte Figi fue apenas la puerta de entrada para un caudal de investigaciones y debates médicos en torno al uso del cannabis medicinal. Haciendo que cada vez más familias se mudaran al Estado de California para poder experimentar las bondades del aceite de CBD en el tratamiento de las enfermedades de sus hijos, convirtiendo la cepa “Charlotte” en una de las más solicitadas en el criadero de los Stanley.

Por todo esto y más, no bastan las palabras para agradecer a la familia Figi por haber iniciado una verdadera revolución médica al convertir a su pequeña heroína en la paciente más joven en haber sido tratada de manera exitosa a través del cannabis medicinal.  

Descanse en paz nuestra pequeña heroína. ¡Mil gracias Charlotte!