Quantcast
CBD y daño hepático

Desmentido el informe sobre CBD y daño hepático

El CBD es el cannabinoide de moda en la actualidad. Cada vez son más los estudios científicos que demuestran los beneficios de esta sustancia extraída de la planta del cannabis. Es un compuesto natural y muy eficaz como tratamiento alternativo para diversas patologías, desde simple dolores musculares hasta enfermedades neurodegenerativas graves.

En este clima de auge del consumo de CBD como un cannabinoide seguro, no psicoactivo y que puede ser consumido por todo tipo de usuarios sin temor a efectos secundarios no deseados, la archiconocida revista Forbes publicó un artículo advirtiendo sobre los riesgos del consumo de CBD.

El artículo de la revista hacía referencia a un estudio preclínico de la Universidad de Arkansas que, tras realizar pruebas en ratones de laboratorio, concluía que “las personas que usan CBD tienen un riesgo elevado de toxicidad hepática”.

Sin embargo, al revisar de manera exhaustiva el artículo científico de la Universidad, así como el artículo de opinión de Forbes, el equipo de Proyecto CBD determinó que los resultados no eran certeros, puesto que el método utilizado para realizar el estudio no había sido el correcto.

Libro CBD

¡Descarga gratis el libro La Guía con los 55 Usos del CBD!

Recibirás un cupón descuento del 7 % para tu próxima compra.

Descargar

¿Por qué es erróneo el artículo que asocia CBD y daño hepático?

Al revisar el método de análisis seguido por los investigadores de la Universidad de Arkansas, el equipo de Proyecto CBD descubrió que las dosis de CBD administradas a los ratones de laboratorio había sido de 2,5 gramos al día. Esto supone unas cien veces más que la dosis máxima recomendada por la FDA.

Asimismo, al ser un estudio de carácter preclínico, la dosificación excesiva aplicada a una muestra de ratones de laboratorio, no puede ser trasladada de manera automática a los pacientes humanos, sobre los cuales no hay pruebas todavía.

Por tanto, el estudio de la Universidad de Arkansas, ha llegado a resultados erróneos producto de una metodología no válida.

¿Es seguro consumir CBD?

Diversos estudios de carácter preclínico en animales de laboratorio, pero también experimental con pacientes humanos, han demostrado que el CBD puede ser utilizado para el tratamiento de dolores crónicos, inflamación muscular y migrañas, así como un poderoso ansiolítico y neuroprotector, sin generar adicción o efectos secundarios no deseados.

Te puede interesar

CBD y TERCERA EDAD

En el caso de personas de la tercera edad, el CBD puede ser una excelente alternativa para minimizar el natural envejecimiento y la aparición de dolencias típicas de este periodo de la vida. Muchas personas…

Como ocurre con todo lo que asimilamos en el cuerpo, un consumo desorbitado de CBD, puede llegar a tener consecuencias negativas. Sin embargo, la cantidad de Cannabidiol que puede suponer algún riesgo para la salud es lo suficientemente alta como para no preocupar a la comunidad científica. De hecho, no se han descrito situaciones de sobredosis, ni siquiera intoxicaciones accidentales.

El mismo informe de Proyecto CBD advierte que las personas que por accidente consumen cientos o miles de miligramos diarios de CBD sí pueden llegar a sufrir problemas hepáticos. Sin embargo, pueden ser controlados e incluso anulados, una vez que el paciente deja de consumir el producto o reduce la dosis.

De esta manera, si bien existen riesgos con el consumo masivo de CBD, lo cierto es que el mismo es fácilmente detectable, tratable y lo que es mejor, evitable.

En conclusión, en tiempos donde el CBD parece cobrar un auge comercial tremendo, con miles de millones de dólares en juego, habrá que realizar más investigaciones para entender mejor sus propiedades y beneficios. Eso sí, las metodologías utilizadas deben ser las apropiadas para no desvirtuar los resultados, ni provocar alertas innecesarias entre los consumidores.